jueves, 25 de diciembre de 2008

DEMOCRACIA

La verdadera democracia es aquella que nos permite creer que nuestro trabajo y nuestra vida pueden incidir en la creación cotidiana de las ciudades. La verdadera democracia promueve la acción individual de ciudadanas libres para incidir desde y en lo colectivo. La verdadera democracia no se proyecta como una sombra, es ella misma luz y quien la promueve genera confianza en el futuro. ¡Más democracia!

4 comentarios:

Madeleine dijo...

Gracias Rosa. Por cierto, hay un tercer artículo de JDS en ese número de El Croquis que reproduzco íntegro. Para quien quiera acercarse y a partir de ahí seguir buscando. No sabes lo complicado que es a veces encontrar números antiguos de la revista. Ni en la biblioteca del Colegio de Arquitectos de Córdoba. Concretamente este número está desparecido.....

Carlos Gustavo dijo...

La democracia consiste en poner bajo control el poder político. Es esta su característica esencial. En una democracia no debería existir ningún poder no controlado. Ahora bien, sucede que la televisión se ha convertido en un poder político colosal, se podía decir que potencialmente, el más importante de todos, como si fuera Dios mismo quien habla. Y así será si continuamos consintiendo el abuso. Se ha convertido en un poder demasiado grande para la democracia. Ninguna democracia sobrevivirá si no pone fin al abuso de ese poder... Creo que un nuevo Hitler tendría, con la televisión, un poder infinito. Karl Popper 1996

Madeleine dijo...

Muy buenos días, Rosa:
Te dejo un pequeño texto de Romain Gary que viene muy a cuento:
"Estoy en contra a priori de todos los que creen tener razón absoluta.
(...) Estoy en contra de todos los sistemas políticos que creen tener el monopolio de la verdad. Estoy en contra de todos los monopolios ideológicos. (...) Abomino de todas las verdades absolutas y de sus aplicaciones universales. Tomemos una verdad, alcémosla con prudencia a la altura del ser humano, veamos a quién golpea, a quién mata, qué ahora, qué rechaza, olfateémosla durante un tiempo, veamos si no huele a cadáver, saboreémosla reteniéndola un buen rato sobre la lengua, pero dispuestos siempre a escupirla de nuevo. Eso es la democracia. El derecho a escupir. (...)"

miguel gómez losada dijo...

Ser artista significa vivir esperanzado, ilumina con su trabajo para que le encuentren porque se sabe a oscuras, y aun en medio de la nada, resplandece.