miércoles, 25 de julio de 2007

AVIVA07_málaga_ÚSAME

Pensamos nuestra propuesta mientras adoptamos un compromiso con la vida cotidiana de las ciudades, de las almas que se empeñan, día a día, en hacer latir su corazón de lugares rutinarios y memorizados, con la creación, con la re_invención de espacios para la gestación y la vida de días plenamente rutinarios, cotidianos, simples y bellos. ¡por la vida cotidiana! ¡por los paseos rutinarios! ¡por los sueños diarios! Proponemos una mesa, una sencilla mesa de pic_nic, que recorra la plaza en una sola pieza serpenteando entre los árboles y sus sombras, que suba escalones y se extienda a partir de la acera de la calle Carretería. Una mesa que de cobijo a las personas que caminan, que pasean y que precisan en algún momento detenerse, sentarse a la sombra… leer el periódico, hablar por teléfono, cambiar el pañal a un bebé, tomar notas, tomar un apunte, comer, beber… o, simplemente, detenerse y mirar pasar la vida por delante… dejar pasar el rato mientras el hilo de la caña se hunde en el río[1].
[1] Woolf, Virginia. Una habitación propia. SEIX BARRAL. Barcelona, 1986

1 comentario:

gomezlosada@supercable.es dijo...

bancos de picnic para extender el periódico, un pequeño mantel para la merienda o simplemente para apoyar los codos y mirar.

un beso